Vivir en Dinamarca. Cosas divertidas que te pasan como expat

Vivir en Dinamarca es una aventura. No porque este llena de cosas que hacer, que también, sino por las diferencias culturales que hay entre España y Dinamarca.

No son muchos los km que me separan de mi pueblo natal, La Seu d’Urgell, pero culturalmente somos muy diferentes. Las tradiciones, horarios, la forma de ser…

Para empezar los horarios

aarhus - vivir en dinamarca
vivir en dinamarca

son muy diferentes. La gente se levanta antes de las 06:00h y a las 20:00h ya están en la cama. Los horarios laborales pueden empezar a las 7 de la mañana, y se trabajan 37,5 horas a la semana.

Pero, esto lo dejamos para otro post. Hoy quiero hablaros de las cosas que me han pasado durante estos dos años, anécdotas divertidas de una no danesa en Dinamarca.

 

El transporte público en Dk. El tren

Todos los que hayáis estado en Dinamarca y a la vez, hayáis viajado en tren por el país estaréis de acuerdo conmigo. Todo el tren parece que sea de primera clase.

Cuando llegué a Dinamarca tampoco podemos decir que hubiera utilizado mucho el tren en España, pero lo que si sabía es que era incómodo (experiencia: el tren de Barcelona a Puigcerdà) y muchas ocasiones, estaba muy sucio (experiencia: tren de rodalies BCN).

La primera vez que tenía que coger un tren en Dinamarca, si no recuerdo mal, era para ir a Copenhague al aeropuerto.

Entré en el vagón con mi maleta cargada de regalos (volvía a casa para Navidad, igual que el turrón) y miraba si en mi billete decía dónde debía sentarme, pero no, allí no decía nada. El vagón donde me encontraba estaba muy limpio, los asientos eran enormes y todos tenían una mesa con su bolsita para la basura. Pensé que era primera clase, así que me fuí a otro vagón.

¿Cuál fue la sorpresa? Que el otro también era igual. Decidí sentarme, y si me había equivocado ya me echarían 😉

Maleta en el compartimiento de maletas, me siento, saco el ordenador para ver alguna película, y ¡SORPRESA!… ¡LOS TRENES EN DINAMARCA TIENEN WIFI… Y ES GRATIS! Vamos, para mi era como estar en el futuro hahaha 😉

Después de un rato apareció el revisor y me confirmo que podía sentarme donde quisiera, todo era de todos y que los trenes eran así.

“Aiiii… paleta de pueblo”- pensé.

 

Killing no es lo mismo que Kylling. Problemas de hablar danés.

El danés es una lengua complicada, más que por su gramática es por la pronunciación y por esta puedes llegar a decir cosas como la que dije yo.

En danés hay muchas palabras que se parecen al pronunciar/escribir pero que significan cosas muy diferentes, como en el caso de KILLING Y KYLLING, poca diferencia ¡eeh!.

Pues en mis inicios en el danés me hacía mucha gracia practicar lo que aprendía y así lo hacía, principalmente con la niña a la que cuidaba. Un día me animé y queriendo pedir KYLLING (pollo) para comer, pedí (KILLING). La cara de la familia era un poema y no podían parar de reírse.

vivir en dinamarca
vivir en dinamarca – esbjerg

Yo evidentemente no me enteraba de por qué.

Killing significa gatito… vamos que quería comerme un gato. Nos reímos mucho y ahora siempre vigilo como pronuncio Kylling. Vivir en Dinamarca es toda una aventura.

Tengo muchas más aventuras, pero me las guardo para otro post.

¿Qué aventuras os han pasado a vosotros en otros países? Contádmelo en comentarios 🙂

Si quieres saber más de mi pulsa aquí.

Sígueme en mis redes:

Facebook: https://www.facebook.com/adrianavazfa

Instagram: https://www.instagram.com/adrianavaz2/

Twitter: https://twitter.com/vzquez_f

 

Hasta pronto 🙂

 

 

10 comentarios en “Vivir en Dinamarca. Cosas divertidas que te pasan como expat

  1. Hola, hola,
    Salvando la distancia en el tiempo, yo también tenía la sensación de entrar en otro mundo y no solo ferroviario, cuando en los años 70 hacíamos el “viajecito” desde Salamanca, con transbordo en Irún-Hendaye para viajar hacia Paris o bien al revés. Mi hermano y yo eramos unos niños y como hijos de emigrante pasábamos algunos días de vacaciones en España, y no olvidaré la diferencia en aquella época entre un 2ª clase de Renfe y un 2ª de la SNCF francesa. Viajar en la SNCF me parecía casi el colmo de la modernidad, limpieza y color , comparado con los vagones de la Renfe de aquella época, sin olvidar de ese “pelín” de espacio de más para las piernas, siempre superior en el tren de la compañía francesa. Afortunadamente eso ha cambiado ya, para mejor, paralelo a esos cuatro decenios transcurridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *