Bangkok, la ciudad de los contrastes

 

Hola a todos!!

Cuanto tiempo hacía que no me ponía yo a escribir un poco por aquí, y no será por falta de cosas que contar. Los días, las semanas y los meses pasan demasiado rápido, y a veces no me doy cuenta que voy aplazando escribir, y al final no escribo nunca. Pero aquí estoy! 🙂

Hoy hace un mes y 9 días, poníamos rumbo a Tailandia, nuestra primera aventura fuera de Europa, la primera vez en Asía, y (spoiler alert) ¡ha sido increíble!

Pero empecemos por el principio. Como todos los que me conocéis sabréis (y no por que os lo haya contado) nuestro vuelo salió con 4 horas de retraso por problemas técnicos (mis aventuras con retrasos y problemas con aviones daría para muchas entradas de este blog).

El vuelo duraba 10h 50min y por suerte volábamos de noche. Así que aprovechamos las casi 11h para dormir.

La experiencia en el avión fue buena, son muchas horas pero hay un poco más de espacio del habitual y teníamos una pantalla para ver películas y/o jugar. En mi caso solo jugué porque solo me lleve mis auriculares de bluetooth y no los pude conectar… (pensar en eso si tenéis que volar largas distancias).

Así que a las 12 del mediodía de Bangkok (+5 de nuestro horario habitual) aterrábamos con 10kg cada uno de mochila y toneladas de ilusión.

Nada más llegar tienes que dirigirte al control de pasaportes a que es donde te dan la visa de turista (algunas nacionalidades deben solicitarla antes), válida por 30 días desde tu llegada, si llegas por aire. En ese momento entregas el papel que te han hecho rellenar en el avión, papelito que deberas guardar todo el viaje hasta el momento de salir del país (no lo pierdas 😉).

Una vez pasado ese control tocó buscar la salida para ir a coger un taxi e ir hacía la “Guesthouse” que habíamos reservado.

El taxi se coge en la planta baja, esta super bien señalizado y cuando sales hay unas maquinas para coger número. En 1 minuto teníamos coche asignado.

Lo primero que le pedimos al hombre/taxista es que pusiera el taximetro, para que no nos estafara y nos cobrara mucho más cerrando el precio antes del trayecto. Nos creíamos muy listos e invencibles jajaja

El taxi nos costo unos 600 bahts, unos 15 euros, y habíamos estado unos 40min montados y pagado 2 peajes. Barato ¿no? Pues no… hay un tren, de esos que va elevado, que cuesta unos 2 euros, por 2 personas, y va directo al centro de la ciudad. Cosas de viajeros primerizos 😂 Pero el trayecto en taxi nos sirvió para ver un poco la ciudad, que en un minuto ya me sorprendió.

Hay coches por todos lados, y motos con familias enteras montadas, sin ninguno de ellos cascos. Hay cables, muchos cables y coches con los cristales tintados que es imposible ver quien esta dentro.

Otra cosa que no sabía es que conducen por la izquierda 🚙

Muy felices llegamos a nuestra Guesthouse, donde nos trataron de maravilla y todo estaba realmente limpio. La única pega es que la habitación era una caja de cerillas y el baño y las duchas estaban en la planta de abajo.

Lo que más me sorprendió fue que la chica que nos atendió nos acompaño hasta la habitación y nos hizo descalzar en las escaleras. No estaba permitido llevar zapatos en la planta de las habitaciones.

Lo primero que hicimos fue ir al Seven11 de delante el hotel a comprar repelente de mosquitos (esta frase la puedo copiar y pegar para las siguientes 3 semanas de viaje 😂😂) e ir a dar una vuelta…

Y hasta aquí, la llegada a Tailandia! En el próximo post, 1r dia en Bangkok. Un resumen del siguiente puede ser: señora medio desnuda toqueteando sus partes en medio de la calle, Seven11 + repelente de mosquitos, tuk tuks  y ChinaTown. CONTINUARÁ! 😂

Hasta pronto!!!

Seguidme en mis redes sociales para ver fotos 😊🙏

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *